Fragmento de Eldest

Segundo libro de la saga El Legado

El Consejo de Mayores

Éste fragmento se lanzó para promocionar Eldest, el segundo libro de El Legado, y es clave para la historia del segundo libro. Eragon Spain lo tradujo para el disfrute de los fans.

La respiración de Saphira se aceleró, y ella abrió sus ojos, bostezando expansivamente. Buena días, un poco.

¿Es eso? Él miró abajo y se inclinó en sus manos, comprimiendo el colchón. Es terrible… Murtagh y Ajihad… ¿Por qué los centinelas de los túneles no nos avisaron de los Urgalos? No deberían haber sido capaces de rastrear el grupo de Ajihad sin ser notado…. Arya tenía razón, esto no tiene sentido.

Nunca podremos saber la verdad, dijo Saphira con cuidado. Ella se quedo de pie, con las alas rozándole el techo -. Tienes que comer, luego debemos descubrir que es lo que los vardenos están planeando. No podemos perder tiempo; un nuevo líder podría ser escogido dentro de unas horas.

Eragon estaba de acuerdo, pensando como los habían abandonado a cada uno ayer: Orik, el hecho de salir corriendo para dar las nuevas noticias al Rey Hrothgar, como Jörmundur cogió el cuerpo de Ahijad para dejarlo en un lugar donde descansaría hasta el entierro, y Arya, quien estuvo sola y los vio yéndose.

Eragon se levantó, se ató a Zar’roc y su arco, entonces se dobló y se sentó en la silla de Nieve de Fuego. Una línea de dolor cruzaba su cuerpo, conduciéndolo en el sitio en el que le dolía, rascando su parte de atrás. Se sentía como lo partían por la mitad. Saphira gruñó mientras que la sensación de rasgada la alcanzó. Ella intentó calmarlo con su propia mente pero no podía aliviar su sufrimiento. Su cola instintivamente se levantó, como si fuera a enfrentarse.

Tardo unos minutos antes de que el dolor disminuyera y el último latido se desvaneciera, y dejo Eragon de jadear. El sudor mojó su cara, poniendo su pelo como un palo y sus ojos picorosos. Él se referió y con cautela tocó la cima de su cicatriz. Estaba caliente e inflamada y sensible para tocar. Saphira bajó su nariz y le tocó al brazo. Ah, un poco….

Era peor esta vez, él dijo, asombrando todo derecho. Ella le dejó apoyarse contra ella y el se seco el sudor con un trapo, entonces él provisionalmente dio un paso hacia la puerta.

¿Estas lo bastante fuerte para ir?

Tenemos que hacerlo. Estamos obligados como dragón y Jinete a hacer una aparición pública en cuanto al siguiente jefe de los Vardenos, y quizás aún a influir en la selección. No quiero ignorar la fuerza de nuestra posición; ahora manejamos la gran autoridad escrita de los Vardenos. Al menos los Gemelos no están aquí para coger la posición para ellos. Es lo único bueno de la situación en la que nos encontramos.

Muy bien, pero Durza debería sufrir mil años de tortura por lo que él le hizo.

Él gruñó. Permanecía justo a mi lado.

Juntos recorrieron el camino por Trondheim, hacia la cocina más cercana. En los pasillos y vestíbulos, la gente se paraba y los saludaban, y murmuraban, “Argetlam”, o “Shadeslayer”. Incluso los enanos hicieron las reverencias, aunque no a menudo. Eragon fue golpeado por las expresiones sombrías, atormentadas de la gente y la ropa oscura que llevaban para mostrar su tristeza. Muchas mujeres se vistieron completamente de negro, los velos les cubrían la cara.

En la cocina, Eragon trajo un disco de piedra con alimento a una mesa baja. Saphira lo miró con cuidado por si acaso le diera otro ataque. Varias personas trataron de acercarse a él, pero Saphira levantó un labio y gruñó enviándolos apresuradamente lejos. Eragon fingió hacer caso de las perturbaciones y concentrarse en el alimento. Finalmente, tratando de desviar sus pensamientos de Murtagh, preguntó, ¿Quien crees que tiene los medios para tomar el poder de los Vardenos, ahora que Ajihad y los Gemelos se han ido?

Ella vaciló. Es posible que tú pudieras hacerlo, si las últimas palabras de Ajihad fueran interpretadas como una bendición para asegurar el mando. Casi nadie se te opondría. Sin embargo, no parece un camino sabio para tomar. Yo veo sólo el problema en esa dirección.

Estoy de acuerdo. Además, Arya no lo aprobaría, y ella podría ser un enemigo peligroso. Los elfos no pueden mentir en la lengua antigua, pero ellos no tienen ninguna inhibición en el nuestro – ella podría negar que Ajihad pronunciara aquellas palabras si esto sirviera para sus objetivos. No, no quiero la posición…. ¿En cuanto a Jörmundur?

Ajihad lo llamó su brazo derecho. Lamentablemente, sabemos poco sobre él u otros líderes de Vardenos. Ha pasado poco tiempo desde que vinimos aquí. Tendremos que hacer nuestro juicio con nuestros sentimientos e impresiones, sin la ventaja de la historia.

Eragon empujó su pescado alrededor de un terrón de tubérculos triturados. No hay que olvidar a Hrothgar y los clanes enanos; ellos no se quedarán tranquilos con esto. Excepto Arya, los elfos no tienen ninguna voz en esta decisión de sucesión-a será hecha antes de que cualquier noticia de esto les llegue. Pero los enanos no pueden ser ignorados. Hrothgar favorece a los vardenos, pero bastantes clanes se lo oponen, él podría ser manipulado por alguien que no este de acuerdo con el mando.

¿Y quién podría ser?

Una persona fácilmente manipulada.- Él cerró sus ojos y se inclinó atrás-Podría ser alguien en Farthen Dûr, cualquiera de ellos.

eldest libro